152

TODA CARIDAD PRACTICADA EN LA PRUEBA DE LA VIDA, TIENE PREMIO POR SEGUNDOS Y POR MOLÉCULAS; CADA SEGUNDO Y CADA MOLÉCULA DE CARIDAD PRACTICADA, EQUIVALE A UNA VIDA DE LUZ GANADA, EN QUE EL ESPÍRITU PUEDE ELEGIR; LO MÁS MICROSCÓPICO ES INFINITAMENTE PREMIADO POR EL PADRE; PORQUE LO DE DIOS, NO TIENE NI PRINCIPIO NI FÍN.-