1867

TODOS LOS QUE TRATARON Y CONVERSARON CON EL HIJO QUE ESCRIBIÓ LA REVELACIÓN DEL DIVINO PADRE JEHOVA, FUERON CIEGOS DEL ESPÍRITU; CADA DISCUSIÓN, CADA PALABRA, CADA EXPRESIÓN, DEJÓ EN DESCUBIERTO, QUE ESTOS SERES MÁS ENGRANDECÍAN LO DE LOS HOMBRES, QUE LO DE DIOS; NINGUNO QUE NO ENGRANDECIÓ LO DEL PADRE, VERÁ AL PADRE; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE HICIERON UN ESFUERZO POR COMPRENDERLO; A QUE ENTREN LOS QUE NINGÚN ESFUERZO HICIERON.-

Puede que también te guste...