1978

EL CONDECORARSE ENTRE LOS GRANDES DEL MUNDO, SIEMPRE CONSTITUYÓ UNA VERGUENZA Y UNA INMORALIDAD, PARA EL REINO DE LOS CIELOS; SI LOS HUMILDES SON LOS PRIMEROS, EN EL DIVINO LIBRE ALBEDRÍO DEL PADRE, A LOS HUMILDES SE DEBIÓ HABER CONDECORADO EN LA PRUEBA DE LA VIDA; MÁS, NINGÚN CONDECORADO, SURGIDO DEL EXTRAÑO SISTEMA DE VIDA, SALIDO DE LAS LEYES DEL ORO, NINGUNO ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS; NI NINGUNO A ENTRADO JAMÁS; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE NO CONOCIERON CONDECORACIÓN ALGUNA; A QUE PUEDAN ENTRAR LOS QUE LA CONOCIERON; Y NO OBSTANTE CONOCIERON LA SENSACIÓN Y EXPERIENCIA DE TENERLA Y LA DE NO TENERLA.-

Puede que también te guste...