309

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, NADIE DEBIÓ DE HABLAR DE GUERRAS; PORQUE NADIE LAS PIDIÓ A DIOS; NADIE PIDIÓ DESTRUIR SU PROPIA OBRA; TODOS LOS QUE PRONUNCIARON LA PALABRA GUERRA, TIENEN DIVINO JUICIO DE PARTE DEL HIJO DE DIOS; ES MÁS FÁCIL QUE ENTRE AL REINO DE LOS CIELOS, UNO QUE SE CUIDÓ EN LA PRUEBA DE LA VIDA, DE NO HABLAR LO QUE NO PIDIÓ A DIOS; A QUE PUEDA ENTRAR, UNO QUE SE TOMÓ EL EXTRAÑO LIBERTINAJE DE HACERLO.-