3682

A MEDIDA QUE TRANSCURRÍAN LOS ACONTECIMIENTOS DEL MUNDO, DIOS DABA Y QUITABA; EL DIVINO CONTROL DE LO QUE CADA CUAL MERECÍA, FUÉ DE SEGUNDO POR SEGUNDO; Y EN TAL DIVINO CONTROL, HUBIERON MUCHOS PREMIOS PENDIENTES PARA EL ESPÍRITU; PORQUE MUCHOS DESCONOCÍAN LA SENSACIÓN DE DISFRUTAR DE UN DIVINO PREMIO, EN EL LEJANO PLANETA DE PRUEBAS TIERRA; Y OTROS DESCONOCÍAN LA SENSACIÓN, DE NO RECIBIR PREMIO ALGUNO EN LA TIERRA; EN AMBOS CASOS SE PIDIÓ A DIOS, CONOCER LA RESPECTIVA SENSACIÓN.-

Puede que también te guste...