426

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, MUCHOS HICIERON PROMESAS A OTROS, Y NO LAS CUMPLIERON; TAN EXTRAÑA MANERA DE SER, LO PAGAN LOS INCUMPLIDORES, SEGUNDO POR SEGUNDO; NADIE PIDIÓ A DIOS EL INCUMPLIMIENTO; PORQUE TODOS HABÍAN PEDIDO LA PARÁBOLA QUE DECÍA: NO HAGAS A OTRO, LO QUE A TI NO TE GUSTA QUE TE HAGAN.-