792

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, CADA UNO TUVO SUS DETERMINACIONES; EN EL DESARROLLO DE ELLAS, HABÍA QUE TOMAR EN CUENTA, LA MORAL DE LOS DIVINOS MANDAMIENTOS; EL QUE NÓ LOS TOMÓ EN CUENTA, DEJÓ SIN EL SELLO DE DIOS, A SUS PROPIAS IDEAS, ENCARNADAS EN LAS DETERMINACIONES; TODA HERENCIA QUE QUEDÓ SIN EL DIVINO SELLO DE DIOS, CONSTITUIRÁ UN LLORAR Y CRUJIR DE DIENTES, PARA EL ESPÍRITU QUE CAYÓ EN ESTA PRUEBA; PORQUE TODAS LAS IDEAS QUE FUERON GENERADAS Y DESHEREDADAS DEL SELLO DE DIOS, SE QUEJARÁN CONTRA EL ESPÍRITU, EN EL DIVINO JUICIO FINAL; LAS IDEAS HABLAN EN LOS JUICIOS DE DIOS, EN SUS LEYES DE IDEAS; TAL COMO EL ESPÍRITU HABLA, EN SUS LEYES DE ESPÍRITU; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE DIERON HERENCIA A SUS IDEAS; A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE SE OLVIDARON EN DÁRSELA.-