Etiquetado: 98

98

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, MUCHOS SE DEJARON INFLUENCIAR POR OTROS; LA PRUEBA DE LA VIDA CONSISTÍA EN NO DEJARSE SORPRENDER, POR EXTRAÑAS INFLUENCIAS QUE COMO TALES, NADIE PIDIÓ EN EL REINO DE LOS CIELOS; SE LLAMARÁ EXTRAÑA INFLUENCIA EN EL DIVINO JUICIO DE DIOS, A TODO EL QUE INFLUYÓ EN OTRO, VIOLANDO LA LEY DE DIOS; TODA EXTRAÑA INFLUENCIA VIVIDA, SE DESCUENTA SEGUNDO POR SEGUNDO, DEL TIEMPO QUE DURÓ LA EXTRAÑA INFLUENCIA EN SÍ MISMO.-…

LA DIVINA PARÁBOLA QUE DICE: POR EL FRUTO SE CONOCE EL ÁRBOL, SIGNIFICABA QUE CADA FORMA DE FÉ SALIDA DE CADA UNO, TENÍA QUE ESTAR RELACIONADA CON EL DIVINO EVANGELIO DE DIOS; LOS QUE TUVIERON EN LA PRUEBA DE LA VIDA, UNA FORMA DE FÉ CON INFLUENCIA RELIGIOSA, NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS; LO RELIGIOSO NO ESTÁ ESCRITO EN EL DIVINO EVANGELIO DE DIOS; MUY AL CONTRARIO; EL DIVINO EVANGELIO DEL PADRE JEHOVA, ADVIERTE DE QUE SÓLO SATANÁS DIVIDE Y SE DIVIDE ASÍ MISMO; LA CREDULIDAD DE TODO UN PLANETA FUÉ DESVIRTUADA POR LAS MUCHAS CLASES DE RELIGIONES, QUE SE DIÓ EL LIBERTINAJE HUMANO; LA PRUEBA DE LA VIDA CONSISTÍA EN HABER CREADO EN EL MUNDO DE LA PRUEBA, UNA FORMA DE FÉ UNITARIA EN QUE A NADIE SE DEBIÓ HABER DIVIDIDO; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, AQUÉLLAS HUMANIDADES, QUE EN SUS PRUEBAS PLANETARIAS, TOMARON EN CUENTA LAS DIVINAS ADVERTENCIAS DE DIOS; A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE CAYERON EN EL EXTRAÑO LIBERTINAJE DE OLVIDARLO.-

Sí hijo; el mundo de la prueba olvidó que el contenido del divino evangelio de dios, había que hacerlo costumbre en sí mismo; las formas de fé y sus características, que cada cual tuvo en la prueba de la vida, son desconocidas en el Reino de los Cielos; porque nadie pidió a dios, formas de fé que a todos habría de dividir en el lejano planeta de pruebas; el llamado mundo cristiano no se tomó el trabajo de verificar, lo cierto y verdadero de su propia forma de fé; este extraño olvido de comprobar lo propio, fué divinamente advertido en la divina parábola que dice: Ciegos guías de ciegos; es decir que los que se proclamaron en poseer la verdad, no la poseían; ellos cayeron en errores; porque para enseñar en forma fiel y perfecta lo de dios, los que tomaron la iniciativa de representarlo en la Tierra, no debieron haber conocido el extraño y desconocido mundo de las extrañas leyes del oro; toda extraña influencia que no pertenece al Reino de los Cielos, siempre confunde y pierde, a los que hablan de dios; porque se constituyen en malos ejemplos vivientes entre sus semejantes; y generaciones enteras que los imitan, …