159

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, MUCHOS IMITARON A OTROS; PARA HABER IMITADO A OTRO, HABÍA QUE ASEGURARSE SI AL QUE SE IMITÓ, NO HABÍA DIVIDIDO SU PROPIO FRUTO; PORQUE LOS QUE IMITARON A LOS QUE HABÍAN VIOLADO LA LEY DE DIOS, SERÁN ACUSADOS DE CÓMPLICES EN EL DIVINO JUICIO FINAL; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE EN LA PRUEBA DE LA VIDA, SE CUIDARON A QUIEN IMITABAN; A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE SE DESCUIDARON.-