Etiquetado: 159

159

EN LA PRUEBA DE LA VIDA, MUCHOS IMITARON A OTROS; PARA HABER IMITADO A OTRO, HABÍA QUE ASEGURARSE SI AL QUE SE IMITÓ, NO HABÍA DIVIDIDO SU PROPIO FRUTO; PORQUE LOS QUE IMITARON A LOS QUE HABÍAN VIOLADO LA LEY DE DIOS, SERÁN ACUSADOS DE CÓMPLICES EN EL DIVINO JUICIO FINAL; ES MÁS FÁCIL QUE ENTREN AL REINO DE LOS CIELOS, LOS QUE EN LA PRUEBA DE LA VIDA, SE CUIDARON A QUIEN IMITABAN; A QUE PUEDAN ENTRAR, LOS QUE SE DESCUIDARON.-…

TODA EXTRAÑA ESCENA AMOROSA, HECHA EN LA VÍA PÚBLICA, ES PUNTAJE DE TINIEBLAS PARA SUS PROTAGONISTAS; TAN EXTRAÑA MORAL, NADIE LA PIDIÓ AL PADRE; TODO INMORAL QUE HIZO DEL AMOR, UN ESPECTÁCULO PÚBLICO, NO ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS; TALES INMORALES TIENEN QUE CALCULAR EL NUMERO DE SEGUNDOS, QUE CONTENÍA EL TIEMPO DE TODA INMORALIDAD PÚBLICA; CADA SEGUNDO DE INMORALIDAD EN LA PRUEBA DE LA VIDA, EQUIVALE A VIVIR UNA EXSISTENCIA FUERA DEL REINO DE LOS CIELOS.-

Sí Hijito; ningún escandaloso de la prueba de la vida, ninguno volverá a entrar al Reino de los Cielos; aunque el escándalo haya sido menos de un segundo; esta ley de justicia que a muchos parecerá, excesivamente rigurosa, no lo es; no lo es, desde el momento en que se viene a la vida, con conocimiento de causa; nadie vino a la vida obligado; y al pedir todos los humanos, conocer la vida en que están, pidieron y prometieron al divino Padre Jehova, ser juzjados después de la prueba de la vida, por sobre todas las cosas; el término-promesa pedido, hecho por los que pidieron conocer una de las infinitas formas de vida, es lo riguroso; fuísteis rigurosos en el pedido de vida, para consigo mismo; el infinito poder del Padre, no está sujeto a nada imperfecto; ni a nada condicional; y al pedir vosotros un juicio por sobre todas las cosas, incluísteis en ello, todo lo imaginable; incluísteis lo visible y lo invisible; lo que se vé y se toca y lo que no se vé y se siente; hasta lo más microscópico que conoció vuestra mente, en la prueba de la vida, es juzjado; en el Reino de …